NUESTRA MIRADA

Buscamos generar un cambio cultural basado en la promoción de la corresponsabilidad y adaptabilidad, enfocados en:

Trabajo: fuente de equidad y dignidad. Trabajar mancomunadamente la sociedad civil, el sector público y el sector privado en el fortalecimiento de la inclusión laboral femenina es de una enorme trascendencia social. Nuestro país logrará mayores niveles de equidad al mejorar los ingresos de los hogares más vulnerables, que serán los grandes favorecidos si la mujer lograse más y mejores trabajos remunerados. Junto con el aporte en la superación de la pobreza de nuestro país, el trabajo aporta a la mujer dignidad, valoración y autoestima, ya que contar con ingresos propios ayuda a esquivar situaciones de fuerza y poder que de otra manera se ven forzadas a tolerar.

Trabajar para la mujer y su familia y no exclusivamente para la mujer, ya que la solución del problema no es un “tema de mujer”. La corresponsabilidad familiar y adaptabilidad laboral implican la ayuda de otros: del padre, pareja, empleador, Estado y sociedad.

Fortalecer la complementariedad de lo femenino y masculino, potenciando la riqueza que esta conjunción genera en innovación y creatividad.

Fortalecer ciertos valores de la mujer, familia y trabajo que han sido desatendidos por nuestra sociedad, como el aporte social que significa el cuidado de la familia; el valor del talento femenino en las organizaciones; y el aporte para las organizaciones de las medidas de adaptabilidad de las condiciones de trabajo, en sus ámbitos espacial y temporal.